• Jeff Costa

4 formas de practicar la inmersión en idiomas

Por mi aula han pasado muchos alumnos a lo largo de mi carrera, cientos. Observándolos, pude notar una diferencia significativa entre ellos: los que se exponen al idioma con frecuencia, alcanzando fluidez, y los que no se exponen. Estos pueden incluso comunicarse, pero suelen tener grandes dificultades para hablar con naturalidad.


Aún persiste entre los estudiantes de idiomas la falsa idea de que estudiando dos horas a la semana en una escuela, o incluso con un profesor particular, mágicamente uno se volverá fluido. Bueno, tal vez esta magia suceda, pero tomará años y años, complaciendo a algunas escuelas que aman tener a los estudiantes durante una década dentro de un salón de clases. Pero yo, Jeff, estoy aquí para decirles que hay un atajo que pueden tomar y se llama inmersión.



"El idioma no es un regalo genético, es un regalo social. Aprender un nuevo idioma es convertirse en miembro del club, de la comunidad de hablantes de ese idioma".

Frank Smith



Primero definamos la palabra inmersión. Según el Diccionario de Cambridge, inmersión es:


1. el hecho de involucrarse completamente en algo;

2. el proceso de aprender un idioma o habilidad usando nada más que el idioma o la habilidad.


"Jeff, ¿entonces necesito 'estar en contacto' con el idioma todo el tiempo?" Si y no. La inmersión no se trata de estar en contacto las 24 horas del día, sino de estar expuesto al idioma estudiado con la mayor frecuencia posible y a través de diferentes medios. Cuanto más contacto tenga un estudiante con el idioma, más rápido adquirirá fluidez. "Pero, ¿cómo hago eso? No tengo dinero para estudiar en el extranjero en un país de habla inglesa". Y aquí llegamos a otro mito, que para aprender un segundo idioma hay que vivir en un país que hable ese idioma.


Hoy, más que nunca, Internet ha hecho posible adquirir un idioma extranjero sin importar dónde te encuentres. Es posible tener la experiencia de estar en cualquier parte del mundo en la comodidad de tu habitación. Estas son algunas de las actividades que puedes hacer:


1. JUGAR VIDEOJUEGOS


¿Quién había pensado que aprender un idioma podría ser tan placentero, verdad? ¡Así es! ¿Alguna vez has conocido a alguien que aprendió un idioma jugando videojuegos? Yo sí, y más de uno. Este es un claro ejemplo de inmersión. Los jugadores a menudo pasan horas al día jugando e interactuando con personas en el idioma de destino, y la probabilidad de mejorar la fluidez del idioma al hacerlo es muy alta. ¡Así que ajusta tu consola al idioma que estudias, conéctate con hablantes del idioma y diviértete!


LEER: ¿Por qué es incorrecta la pregunta "Teacher, enseñas inglés americano o británico"?


2. VER PELÍCULAS Y SERIES


¿Algún cinéfilo por ahí? Esta es otra excelente actividad para aprender idiomas. Hollywood sigue siendo la principal industria cinematográfica del mundo, con películas de todos los géneros y estilos, pero no es la única. Existen otras industrias cinematográficas importantes que facilitan la vida de los estudiantes de diferentes idiomas. Las vastas cinematografías brasileña, inglesa, india, francesa, argentina son solamente algunos ejemplos. Además, las series también son muy populares. Plataformas como Netflix y Amazon Prime han revolucionado la forma en que vemos esta categoría de medios. Si el alumno está en niveles más principiantes, A1, A2 o B1, es mejor que vea series y dibujos animados de corta duración. Lo fundamental es que el alumno vea en el idioma de destino y con subtítulos en ese mismo idioma. Estudios indican que ver un video con audio original, pero subtitulado en nuestro idioma materno, resulta en una mínima adquisición del idioma estudiado.


3. ESCUCHAR PODCASTS


Esta se ha convertido en mi actividad favorita a lo largo de mi carrera, tanto desde la perspectiva de un docente, ya que hay varios beneficios comprobados, como desde la perspectiva de un estudiante de idiomas, puesto que estudiar otros idiomas y escuchar podcasts ha tenido beneficios palpables. Estos medios son una herramienta maravillosa, por el hecho de que el alumno puede elegir el nivel de dificultad, el tema, la duración, el idioma, el acento y otros. Si, por ejemplo, el estudiante es un profesional de la salud, puede escuchar programas en este campo. Si, por el contrario, tengo un alumno que es artista, puedo recomendar programas enfocados en las artes, y así sucesivamente. Los podcasts también son prácticos y adaptables, ya que podemos escucharlos en cualquier lugar e incluso realizar otras actividades al mismo tiempo.


LEER: Jóvenes prefieren estar desempleados que infelices


4. HABLAR CON NATIVOS


¿Por qué puse hablar con los nativos aquí? Quien me conoce sabe que soy el 'profesor lingua franca', pues defiendo que las lenguas con presencia en varias regiones del mundo son lenguas que se utilizan para la comunicación internacional, es decir, no tienen dueño, son de todos. Pero, reconozco la importancia de estar en contacto con nativos para exponerte al ritmo, pronunciación, palabras y expresiones que se hablan en ese sitio. Cuando hablamos con personas que hablan inglés como lengua materna, por ejemplo, la experiencia es rica en términos lingüísticos, ya que es el idioma que emplean a diario para ejecutar todas sus actividades. Aun así, trate de tener como amigos a nativos de diferentes partes del mundo y no solo del eje EE. UU. - Reino Unido. Canadá, Australia, India, Nigeria, Sudáfrica, Nueva Zelanda son todos países de habla inglesa que son muy diferentes entre sí. Lo mismo para el portugués. Además de Brasil y Portugal, hay muchos países de África e incluso de Asia que se comunican en este idioma como primera lengua.


Cuando estos consejos se conviertan en parte de tu vida diaria, notarás un salto significativo en tus habilidades lingüísticas y pasarás a formar parte de esa minoría que practica la inmersión. La minoría que tomó el atajo más confiable y seguro hacía la fluidez.