• Jeff Costa

5 estereotipos sobre la generación Z que en realidad son su punto fuerte

Si naciste a partir del año 1996, formas parte de esta gran familia de nativos digitales llamada Generación Z, o Gen Z para los allegados. En 2022, con un máximo de 26 años, los jóvenes de esta generación comparten características importantes, y entre ellas la más destacada es su íntima relación con la tecnología. A pesar de ser criaturas muy interesantes, los Gen Zers también son criaturas muy misteriosas, que confunden a las cabecitas de los ancianos. A veces profundamente introspectivos y tímidos, otras veces extravagantes y deliberadamente alborotadores, estas personas no pueden evitar ser el blanco de los estereotipos. Hoy vamos a ver y reflexionar sobre algunos de ellos.


Jóvenes utilizando el celular
pic @creativechristians

1. Seres tecnológicos

Los jóvenes de esta generación no pueden desvincularse de la tecnología, porque de hecho, nacieron apenas 7 años antes del inicio de la banda ancha en Colombia, que llego al país en 1997, pero en este fecha aún bastante costosa. Con el inicio de la década del 2000, cada vez más jóvenes se conectaban a la world wide web, y la mente de estas personas no les explotaba como la cabeza a sus padres y abuelos, pues prácticamente habían nacido en esta nueva realidad. Esta familiaridad con la tecnología les ha dado a los gen zer la reputación de ser seres tecnológicos, que entienden todo sobre computadoras, celulares y dispositivos en general, pero que a veces no entienden tanto sobre las relaciones humanas. ¿Y quién puede culparlos?


Al no ser yo mismo una generación z, ya que nací a principios de los 90, a menudo me sentía mucho más cómodo en compañía de mi teléfono celular, videojuegos y computadora que con otras personas. Sin embargo, es obvio que esta intensa conexión con lo virtual puede generar consecuencias, como la pérdida de la capacidad de comunicarse fluidamente o hablar en público.


Por otro lado, nacer en la era digital ha dotado a los jóvenes de mucha mayor autonomía. Tienen en sus manos una herramienta muy poderosa, no solo para el entretenimiento, sino principalmente para el conocimiento. Las posibilidades que esta generación puede lograr son infinitas con la ayuda de la World Wide Web. La gran pregunta es: ¿nuestros jóvenes saben utilizar las herramientas virtuales de forma constructiva y emancipadora?

Lamentablemente, la respuesta por el momento es un sincero no para algunos de estos jóvenes. ¿Pero los adultos lo saben? Diría que menos que los jóvenes. Nuestro trabajo, por lo tanto, es educar a los jóvenes (y adultos) sobre el potencial real de la tecnología.


VER: Los chicos también necesitan un rito de paso


2. Los Gen Zers tienen períodos de atención muy cortos

Cualquiera que trabaje con esta generación, especialmente en el área de la educación, sabe lo difícil que es mantener el foco en estos jóvenes. Plataformas como Twitter y TikTok nos llevan a deducir que la atención de la Generación Z dura como máximo un texto de 280 caracteres o un video de 60 segundos, pero esto es más evidente en niños hasta los 11 años por condiciones naturales de desarrollo neurológico e incluso de madurez.


Los adolescentes en realidad tienen una increíble y superpoderosa habilidad para desconectarse del ruido que los rodea y concentrarse profundamente en alguna actividad. ¿Te has detenido a pensar, adolé, que al usar esta habilidad para desconectarte de los sermones aburridos y sin sentido de algunos adultos, puedes usar esta concentración en algo productivo y emancipador?

Tengo estudiantes a los que les encanta leer y me sorprende lo rápido que pueden leer libros largos, de más de 200 páginas.


El gran desafío mutuo es: los adultos (docentes y otros profesionales que trabajan con jóvenes) deben encontrar formas de hacer que el contenido sea interesante para que los adolescentes se mantengan comprometidos. El consejo de oro que doy es que son temas de actualidad y sentido para su mundo y la construcción de un mundo mejor, como las luchas sociales contra el machismo, el racismo, la LGBTfobia, la deforestación y la destrucción de la naturaleza.


Por otro lado, les pediría a los jóvenes que tuvieran un poco más de paciencia con nosotros, los viejitos. Venimos de otra época, cuando el acceso a la información era bien diferente. Y aunque a veces parecemos tontos, nos esforzamos mucho.



3. Los Gen Zers se parecen al Doctor Octopus, hacen 10 cosas a la vez

La multitarea es una característica típica de esta generación. Los adolescentes parecen poder concentrarse en mil cosas a la vez. Esto no es del todo correcto. Según estudios realizados por los neurocientíficos Dr. Elizabeth Hellerstein y el Dr. Steven Wexberg sobre la multitarea, los jóvenes simplemente hacen muchas cosas a la vez, debido al fácil acceso a la tecnología y algunas de las tareas que parecen estar siendo realizadas bien, de hecho, no lo son.


Una de las consecuencias de la multitarea durante los estudios puede ser la ilusión de que los jóvenes realmente están haciendo conexiones superiores en un tema complejo, pero con la distracción este conocimiento es solo superficial, como una acumulación de mera información.



4. Los adolescentes solo piensan en su propio ombligo

Existe la idea preconcebida de que los adolescentes son extremadamente egoístas y egocéntricos, seres que no pueden ver más allá de sus propias narices. Tal pensamiento proviene de las observaciones de los padres y otros adultos a ciertos comportamientos de los jóvenes, como la introspección, la introversión, los cambios de humor, la ira, la glotonería y otras características muy comunes en esta etapa de la vida.


Primero, me gustaría afirmar que estas características son absolutamente normales, si no en exceso. La adolescencia es sin duda una época de muchos cambios. Los jóvenes están simultáneamente rechazando y asimilando los comportamientos de otras personas para desarrollar su propia personalidad. Y como hemos hablado antes, su cerebro todavía está formando sus conexiones neuronales. Ahora, ¿te imaginas este proceso tan intenso en medio del caos que vivimos los terrícolas y el bombardeo de información?


La verdad es que los adolescentes son seres muy empáticos, y sueñan con construir un mundo mejor para ellos y para los demás seres. La mayoría de las veces lo que falta es estimulación y una dosis de dirección por parte de un adulto experimentado.


En 2017, profesores de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, realizaron una encuesta a 1296 jóvenes de 10 colegios, entre públicos, privados y religiosos, sobre su participación en temas relacionados con la salud en las redes sociales. El resultado mostró que el 53% de los jóvenes busca activamente materiales relacionados con la salud, siendo (60%) actividad física, (55%) dieta y nutrición y (60%) imagen corporal.


Por otro lado, Internet está lleno de contenido negativo, incluso sobre la propia adolescencia. Los estereotipos que comentamos aquí hoy están muy presentes en la red, afectando profundamente la autoestima y la autoimagen de los jóvenes.


“Como ciudadanos, nuestras voces necesitan ser escuchadas, y nuestros deseos también, porque un problema individual afecta al colectivo. Estamos haciendo cambios. Esto puede suceder a través de pequeñas acciones”.

Kauanne Santos Patrocinio, 16, Brasil



¿Qué pasaría si empezáramos a escuchar más a los jóvenes y a producir materiales positivos sobre este maravilloso momento de la vida? ya comencé yo.



LER: Stranger Things: La serie que reafirma que adolescentes son CH1MB@S


5. ¡Los adolescentes no se sueltan de las pantallas!

El hallazgo de que los jóvenes pasan mucho tiempo frente a las pantallas es probablemente el estereotipo más cercano a la verdad. Una encuesta de la Coordinación para el Perfeccionamiento del Personal de Educación Superior (Capes) arrojó que los adolescentes entre 12 y 17 años pasan 3 horas diarias, en promedio, frente a las pantallas de computadora, tableta, televisión, videojuegos y celulares. Es posible que estés pensando que pasas más horas que eso, y esta es una advertencia aún mayor. Lo cierto es que el uso continuado de celulares, computadoras y otras pantallas es algo muy reciente en la experiencia humana, y aún no sabemos a ciencia cierta las consecuencias que puede traer este uso. Sin embargo, existe consenso en que pueden presentarse algunos problemas relacionados con la columna vertebral, la visión y la inteligencia.


Tampoco es necesario ser radical hasta el punto de prohibir la utilización de la tecnología. Los adolescentes mayores deberían reflexionar sobre los riesgos de la exposición intensiva a las pantallas y también analizar si están haciendo un empleo productivo de las plataformas. Para los adolescentes más jóvenes, los padres deben tener conversaciones francas con sus hijos para explicarles los riesgos anteriores y limitar el acceso del dispositivo.


Según la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, el uso recreativo seguro para los jóvenes adolescentes es de 1 hora al día entre semana y 4 horas los fines de semana.


CONCLUSIÓN

Muchos de los estereotipos sobre la adolescencia, como hemos visto, son simplemente falsos o quizás el resultado de la falta de orientación de los jóvenes por parte de un adulto responsable y experimentado. Mi propuesta es ahogar estas voces que siempre menosprecian a los jóvenes, con mensajes de cariño, amor y empoderamiento.


Me encantan los adolescentes. Veo en ellos seres con un potencial transformador y empático infinito, y estoy muy feliz de tener jóvenes maravillosos en mi círculo familiar y de amistad.


¿Y tú, adolé? ¿Estás disfrutando de tu etapa de madurez?

¿Y tú, adulto? ¿Estás dispuesto a mirar a los adolescentes que te rodean con más afecto?