• Jeff Costa

Adolescente desarrolla una aplicación para comunicarse con su hermana

Archer Calder había esperado un año por una hermana y, para su sorpresa, al crecer, la niña no podía comunicarse con él como lo hacían otras personas. La pequeña Della nació con un síndrome poco común llamado Bainbridge-Ropers, cuando el niño presenta modificaciones genéticas que resultan en la imposibilidad de un desarrollo psicomotor completo, dificultades en la alimentación y el habla, además de discapacidad intelectual y malformaciones esqueléticas.


Hermanos frente a una ventana con árboles al fondo. La niña lee algo en la tableta.
Archer y Della Calder

Como muchos adolescentes de su generación, Archer, de 16 años, es un amante de la tecnología y la programación, y a partir de esta pasión el joven de Houston, Texas se puso manos a la obra y comenzó a desarrollar una aplicación para que su hermana no solo pudiera comunicarse con la familia, sino también expresar sus gustos y disgustos.


La aplicación, que se denominó Freespeech, es una aplicación de Comunicación Aumentativa y Alternativa (CAA), que permite a las personas con limitaciones de habla o escritura para transmitir sus mensajes a través de símbolos o imágenes. Esta tecnología existía antes que las aplicaciones móviles e informáticas, pero con estas herramientas se han vuelto más accesibles.


"Siempre ha sido un sueño para mí poder comunicarme con ella como lo haría con cualquier otra persona", dijo el joven. Además de la motivación de comunicarse con su hermana menor, la empatía del joven también proviene de una razón personal. Cuando era más joven, el adolescente también tuvo problemas de comunicación. Archer sufría de tartamudez, lo que le dificultaba transmitir sus ideas a sus compañeros de clase en la escuela. Fueron necesarios cuatro años de terapia para que el joven superara este obstáculo y recuperara la confianza necesaria para hablar.


Adolescente frente a la computadora con micrófono y pantalla grande con programación en el fondo
Joven Archer programando

La tecnología ha sido un gran aliado para convertir en realidad las ideas de niños y adolescentes. Cada vez es más necesario invertir en este tipo de educación, que además de atraer a una gran cantidad de jóvenes de esta generación, tiene un enorme potencial para resolver problemas, adversidades y limitaciones que nos encontramos en el mundo. Con esto esperamos que otros jóvenes como Archer puedan superar las barreras de comunicación y expresar su empatía a través de la ciencia.