• Jeff Costa

La Pedagogía de Paulo Freire en la Enseñanza de Idiomas

Paulo Freire es uno de los educadores más conocidos, estudiados y admirados del mundo, a pesar de que en Brasil tiene un legado poco conocido por un número considerable de brasileños, algo que confunde un poco la importancia de su obra. La mejor manera de presentar los pensamientos y las prácticas de Freire es a través de su experiencia en Angicos, en Rio Grande do Norte, donde Freire trabajó en alfabetización de adultos. También será aquí donde comenzaré mis reflexiones sobre Paulo Freire y la enseñanza de lenguas extranjeras.



Igreja Amarela e Branca centro da cidade
Paróquia São José de Angicos

Angicos es un municipio de poco más de 10.000 habitantes en el interior de Rio Grande do Norte, a 176 km de la capital Potiguara. En ese pequeño pueblo, hace 60 años, hubo una revolución en la alfabetización de adultos que se replicaría en diferentes partes del mundo, especialmente en América Latina y África. La mirada atenta y cariñosa de Freire lo colocó como un educador que estaba en Angicos no para transferir conocimientos, sino para educar. La diferencia consiste en no traer conocimiento del exterior y depositarlo en los estudiantes, sino construir conocimiento a partir de los conocimientos de personas de ese lugar. Las palabras utilizadas para la alfabetización de las personas fueron aquellas que formaban parte de la vida diaria de cada alumno, haciendo que las clases estuvieran llenas de significado y horizontalidad. A principios de los 60, Freire luchó contra la educación bancaria, donde el docente es el poseedor de todo el conocimiento y solo lo transfiere al alumno que no reflexiona sobre lo que estudia.


Paulo Freire, Angela Davis, Pablo Neruda
Depois do Banho, Estátua em Estocolmo, Suécia

Lamentablemente, la experiencia de Angicos se vio interrumpida en 1964 con el advenimiento del golpe militar en Brasil y Paulo Freire se vio obligado a vivir gran parte de su labor pedagógica en el exterior.


LEIA: DOCUMENTOS NECESARIOS PARA CASARSE CON UN BRASILEÑO EN BRASIL


La relevancia de la pedagogía de Freire, que se basa en la educación popular, puede trascender también otras áreas de la educación, una de las cuales es la enseñanza de lenguas extranjeras. Como en la experiencia de Angicos, la enseñanza de lenguas extranjeras también necesita reflexiones fundamentales para la construcción del conocimiento, el amor por hacer que los estudiantes se sientan parte de una comunidad que habla una lengua extranjera, permeando así la multiculturalidad que expande la cosmovisión del educando, y también el respeto por la educación, los conocimientos e intereses previos de cada alumno.


Es muy común tener en un grupo de adolescentes y adultos, personas muy diversas, con diferentes visiones del mundo e intereses. Esta horizontalidad y amorosidad que propone Freire es una gran manera de abrir discusiones para estar de acuerdo, disentir, construir nuevos conocimientos, de una manera respetuosa, empática y atenta, algo tan raro en un mundo cada vez más polarizado. También es una forma de deconstruir los prejuicios que puedan presentar los alumnos. Cuando se trabaja con la enseñanza de lenguas extranjeras, la elaboración del razonamiento suele ser más lenta en los primeros niveles, donde el alumno intenta encontrar las mejores palabras para expresar lo que siente o piensa. Este tiempo de elaboración es una excelente manera para que el alumno reflexione sobre lo que dice, en lugar de simplemente "decir lo que piensa".


Pessoas no campo estudando e o sol brilhando ao fundo
Painel de Paulo Freire no MEC

Independientemente del idioma estudiado, la pedagogía freirian