• Jeff Costa

Los 5 grandes desafíos de la adolescencia

No sorprende a nadie que la adolescencia sea una época de grandes desafíos. Desde tiempos inmemoriales, esta es una fase de la vida que personas de todos los continentes están tratando de aprender a afrontar de la mejor manera. Una fase que deja perplejos a los adultos y a los adolescentes confundidos. "Nuestros adolescentes de hoy parecen amar el lujo. Tienen malos modales y desprecian la autoridad. Son irrespetuosos con los adultos y se pasan el tiempo vagando por las plazas. Comen vorazmente y tiranizan a sus amos", afirmó el filósofo griego Sócrates en el siglo IV a. C. Estas características mencionadas por el pensador están directamente ligadas a la adolescencia y su esencia contestataria y desafiante frente a los patrones de conducta que gobiernan la sociedad o la comunidad. Esta posición en la vida está ligada a los desafíos que enfrentan los adolescentes, de los que hoy vamos a hablar.


chico de origen asiatico posa para la foto
Joven adolescente

1. "Mis padres todavía me tratan como a un niño"


Es muy común que los padres sigan tratando a sus hijos como a niños, incluso después de entrar en la adolescencia. Esto se debe al hecho de que los padres todavía ven a su hijo como alguien que necesita cuidados y atención, que no puede arreglárselas solo. Pero el motivo principal es que los responsables no quieren perder el control sobre ese ser. Cuando los jóvenes entran en la etapa de la adolescencia, ya tienen una percepción mucho mayor de quiénes son sus padres, y tanto de sus cualidades como de sus defectos, a menudo rebelándose o distanciándose y aislándose de sus padres. Los adolescentes ya no quieren fingir que todo está bien y 'obedecer' lo que piden sus padres. La rebelión de los adolescentes suele ser una respuesta a la crianza estricta y controladora que reciben en casa. Un adolescente que tiene a los responsables como copilotos en el viaje, y no como personas que quieren tomar el control del viaje, tiende a tener una adolescencia mucho más tranquila.


2. "Estoy embarazada en la escuela secundaria"


En nuestra sociedad, sorprendentemente, la sexualidad sigue siendo un tabú. No solo los padres, sino el propio gobierno, en lugar de educar sobre la sexualidad, opta por controlar los cuerpos de los adolescentes. Y esta es una guerra perdida, los datos lo dejan muy claro: cifras alarmantes de embarazos en la adolescencia y enfermedades de transmisión sexual.

Es necesario conocer bien tu cuerpo y los métodos anticonceptivos para tener un control total sobre él y tus deseos. Las niñas, como los niños, también tienen deseo y es posible que tengan sus primeras experiencias sexuales mientras aún están en la escuela. Si no te sientes cómoda hablando con tus padres sobre sexo, en la escuela puedes buscar ayuda y mantenerte informada con grupos feministas o profesores. O incluso más indicado, busque la ayuda de un médico especialista, que puede ser un ginecólogo o un hebiatra.


3. "No sé si me gustan los chicos, las chicas o ambos"


Es cada vez más común que los adolescentes se identifiquen como bisexuales o pansexuales. Primero, es necesario entender que estas sexualidades son tan naturales como la heterosexualidad y la homosexualidad. Y en segundo lugar, tal vez el adolescente no sea realmente bi o pan. Lo que los adultos olvidan es que la adolescencia es todavía una etapa de experimentación, cuando los adolescentes están descubriendo muchas cosas sobre sí mismos y formando su personalidad. En una sociedad tan conservadora y opresiva como la latinoamericana, definirse como bisexual o pansexual en la adolescencia puede ser una forma de protegerse de la decisión final sobre su sexualidad, como dice la sexóloga Ana Canosa. Es importante que los adolescentes encuentren a alguien que los haga sentir cómodos al hablar sobre sus deseos y temores. Cuando un joven quiere tener alguna experiencia sexual, pero no se siente bienvenido por sus padres o amigos, puede terminar teniendo relaciones sexuales sin protección, exponiendo su salud a las ITS.


4. "El mundo es muy aburrido. Prefiero mi habitación"


Aquellos que eran adolescentes y no se aislaron, o vivían en una sociedad muy libertaria, o simplemente no tuvieron muchas experiencias. Llega un momento en nuestra adolescencia en el que ya no encajamos con nuestros padres, y no pocas veces con nuestros amigos. Ese momento en el que sentimos que nadie nos comprende. Sí, esto es completamente normal. La adolescencia es un período de impulso en el que el cuerpo en crecimiento y el cerebro en expansión quieren producir cosas nuevas, pero encuentran millones de barreras. Padres que dicen que no, amigos que nos deprimen. La respuesta suele ser aislarse en su habitación, con sus propias referencias, libros, series, juegos. Un lugar seguro donde el contacto entre ellos está limitado por el teléfono celular o la computadora.

Aunque esta es una respuesta natural de la adolescencia, es importante estar atento si este aislamiento es demasiado pronunciado. El mundo existe y está lleno de posibilidades. Donde menos te lo esperes, puedes encontrar un nuevo grupo de amigos que te permitirá ser quien eres y te ayudará a explorar todo tu potencial.


5. "Estoy bebiendo demasiado y no puedo parar"


A primera vista, el alcohol puede parecer una herramienta de desinhibición asombrosa. Realmente es útil para esto, pero tiene sus consecuencias. El cerebro adolescente está atravesando cruciales transformaciones, haciendo conexiones que definirán su correcto funcionamiento por el resto de su vida. El alcohol y otras drogas, como el tabaco, el cannabis y la cocaína, provocan considerables deficiencias en el desarrollo de este cerebro. Los adolescentes pueden, por ejemplo, tener dificultades con la memoria, con una visión estratégica a largo plazo, con la concentración o incluso desarrollar una agresividad acentuada, provocando violencia física y psicológica contra sus padres, compañeros o amigos en la escuela.

Desafortunadamente, los entornos familiares y escolares son los más involucrados en esta situación, por lo que no es tan sencillo salir de este círculo vicioso. Sin embargo, buscar ayuda profesional es siempre la mejor opción, siendo los psicólogos y hebiatras los mejores aliados para comprender los problemas de la adolescencia.


tres chicas jóvenes se abrazan y posan para la foto
Amigas adolescentes

Adolés, no olviden nunca que la adolescencia es una etapa magnífica, con infinitas posibilidades. Y si alguna vez alguien te dice que eres aburrido, apático y raro, que sepas que normalmente el problema no eres tú, sino estos adultos que se han olvidado de su propia juventud y no saben cómo lidiar con los misterios de esta etapa de la vida que tú representas. Hay personas que te admiran y están contigo para cualquier cosa. ¡Cuenta conmigo para todo!