• Jeff Costa

Mi alumno compuso una canción inspirado en mis clases

La lengua y la cultura son cosas inseparables. Es simplemente imposible que un profesor enseñe un idioma sin cautivar al alumno presentándole los lugares donde se habla, la cultura de esa región, su gente, sus creencias, sus bailes y su gastronomía. El inglés tiene éxito en su expansión, obviamente por razones económicas. Pero no solo eso. Los países anglófonos, especialmente los Estados Unidos, son muy expresivos en entretenimiento, gastronomía y viajes, por lo que personas de todo el mundo ven películas de Hollywood, ciertamente han comido una hamburguesa y sueñan con visitar Disney o Nueva York. Por lo tanto, los profesores de inglés, si desean quedarse solo en la superficie, ni siquiera necesitan molestarse en estudiar la cultura de los países de habla inglesa, ya que la cultura más comercial ya está muy extendida por todo el mundo. Obviamente, para los profesores que, como yo, aman y conocen la importancia de hablar de cultura, profundizar en los países es mucho más interesante.


Prédios de tijolo à vista e montanhas, paisagem tipicamente colombiana.
Medellín, Antioquia. Electa la ciudad más innovadora del mundo por el Wall Street Journal.

Con otros idiomas este trabajo es un poco más complejo, ya que las culturas tienden a ser menos obvias y, no pocas veces, los habitantes de los países incluso se sienten un poco 'avergonzados' de sus orígenes geográficos. ¿Quién nunca ha escuchado a un colombiano maldecir a su país? No es una situación tan inusual, ¿verdad? La verdad es que todos los países tienen su belleza y sus problemas, y mi trabajo como profesor de idiomas es hacer que mis alumnos vean el lado positivo, centrándome así en las soluciones, en las utopías, en lugar de en los problemas. Esta visión optimista generó un resultado muy positivo cuando mi alumno Diego Rodríguez, un músico colombiano, escribió una canción para exaltar a su país, dedicando la inspiración para la letra a mis clases.


"Es mi tierra mi nación

Vuela libre, hay pasión

Hay un pueblo luchados

No ser libre es su prisión


Alma cumbia corazón

Correr libre es tu misión

Nada te detiene ya

Solo grita liberdad"



D'alejo, Steve x Owen

El Power de mi Tierra


Crianças dançando e tocando instrumentos musicais colombianos.
Grupo juvenil de cumbia. Los chicos generalmente son los gaiteros.

Los latinoamericanos tenemos historias muy similares, con el genocidio de los pueblos originarios y la esclavitud de los africanos que llegaron a estas tierras. Incluso hoy, más de 500 años después de la invasión de tierras americanas, los medios de comunicación siguen culpando a estos mismos grupos por los problemas de nuestros países, incluso después de toda la violencia y exclusión que sufrieron y sufren. Cuando cambiamos la clave y nos damos cuenta de que el problema real no son las personas, sino la desigualdad y el racismo, comenzamos a mirar a nuestra gente con más afecto y empatía, y también reconocemos que partes hermosas de nuestra cultura son herencias directas de los indígenas y africanos, como la cumbia, mencionada por Diego en la música, un ritmo afro-indígena colombiano que sería comparable a la samba brasileña, en el sentido de importancia histórica y musical y la unificación del alma de un pueblo.


Este acercamiento afectivo a mi trabajo, resultado directo de mis estudios sobre el trabajo de Paulo Freire, ha demostrado ser muy efectivo, no solo con los adultos sino también con mis adolescentes, a quienes cariñosamente llamo 'adolés'. La educación es una construcción eterna, pero también una deconstrucción. Es necesario desaprender muchas cosas. Desde la infancia se nos enseña únicamente los estereotipos de los países, que a menudo son extremadamente ofensivos y negativos. No trae un cambio real en la mirada del estudiante simplemente decir que estos estereotipos no son la única historia sobre países, como dice la escritora y pensadora nigeriana Chimamanda Adichie, sino que también debemos mostrar este otro lado de los países, en este caso nuestros vecinos, donde hay música, sabor, hospitalidad, amistad, paisajes deslumbrantes (playa, nieve, bosque, montaña, desierto), y un sinfín de otras cualidades que podría pasar una tarde entera escribiendo que ni siquiera cabrían en un artículo.


LEER: Decolonialidad: el grito de independencia del adolescente


Hay una máxima que defiendo fuertemente con mi filosofía como educador de idiomas: "No aprendemos un idioma para ser otro, lo hacemos para ser nosotros mismos al tener la capacidad de comunicarnos en otros idiomas". Pero para que los jóvenes y adultos se sientan bien siendo ellos mismos, necesitan romper las ilusorias barreras mediáticas que tienden a reducirnos a meros niveles de violencia, y ver el lado hermoso y transformador que reside en nuestra gente, que lucha y trabaja a cada día por mejores días.



Montanhas e palmeiras extremamente altas.
Vale de Cocora, Quindío. Estas son las palmeras de cera, árbol nacional de Colombia.


¿Y qué significa ser latinoamericano de todos modos? Ser latinoamericano es simplemente ser una sopa de beneficencia, ancestral, de sangre, patrimonio geográfico de varios pueblos del mundo que ya estuvieron aquí por miles de años, o que llegaron aquí de alguna manera. Ser latinoamericano es, de alguna manera, ser el otro. Pero aunque estemos compuestos del otro, de los demás, seguimos siendo nosotros mismos, brasileños, colombianos, argentinos, bolivianos, paraguayos, costarricenses, salvadoreños, mexicanos, pueblos mixtos que necesitan pasar a la siguiente fase y estar 'juntos y mezclados'.



Mira el video musical de 'El Power de mi Tierra'



#colombia #colômbia #latinoamerica #americalatina #medelin #bogota #cartagena #caribecolombiano #cali

Entradas Recientes

Ver todo