• Luan Paganarde

Pensando en el 20 de Noviembre en Brasil

El desorden provocado por Exú solo pretende poner orden en esta gran finca llamada Brasil. ¡Es hora de organizarse!


LAROYÉ EXÚ!



Me gustaría agradecer a mi amigo y educador Jeff Costa por invitarme a hablar un poco sobre el 20 de noviembre. A los ancianos, les digo que me disculpen. A los más pequeños les pido paciencia.

A los lectores, quisiera decirles que lo que encontrarán en este texto no representa la realidad plural de los negros en Brasil, sino la mía y algunos otros. Creo que algunas personas se identificarán con las palabras que dejo aquí. Para aquellos que no pueden identificarse con mis palabras, quiero que se escuchen sus historias. ¡Los negros en Brasil necesitan ser escuchados!

Dicho esto, quiero informar cómo veo el Día de la Conciencia Negra en Brasil:

Camino por las calles de São Paulo y todavía veo a hermanos y hermanas negros arrojados como restos de comida desperdiciados por la burguesía de São Paulo. Bienvenidos al país del distanciamiento social, y a pesar del contexto, nada de esto tiene que ver con la pandemia que aún nos azota.


Dois meninos pretos ao lado de um cartaz com crítica social a realidade da periferia brasileira
Chicos en la perifería de São Paulo. Foto: Quebrando o Tabu

Si estás leyendo este texto y no vives en Brasil, puede que te choque la realidad de muchas familias negras, pero este escenario no es nada nuevo. Muchos aquí lo celebran y se benefician de ello. Realidad negada y al mismo tiempo desconocida.

¿Sorprendido por esto? En un país donde acechar las vidas de blancos famosos es algo común, obviamente los negros y sus problemas serían olvidados. Brasil siempre ha despreciado a los pobres y sobre todo a los negros pobres, y el 20 de noviembre (la fecha fijada por nuestro gran líder Abdias Nascimento) se utiliza como una excusa poco convincente para que el estado brasileño diga que los negros son hermosos, que los negros hay que respetarlos, que los negros pueden hacer cualquier cosa en un país de democracia racial. El estado brasileño es racista, lo sabe, le gusta y lo necesita para el fortalecimiento financiero de su élite. Nuestro hermano Malcolm-x ya dijo "No hay capitalismo sin racismo"


Homem negro com traje africano com óculos olhando para a câmera com fundo preto
Abdias Nascmento, profesor artista y activista por los derechos de los afro-brasileños

¿Cómo resignificar el 20 de noviembre en Brasil?


Como educador, me encuentro pensando en las posibilidades de recrear un Brasil mejor para mi hijo. En mi regazo lo protejo de un país que posiblemente dificultará al máximo su trayectoria como ciudadano. Pero antes de perderme de la pregunta, replanteamos algo dándole un nuevo significado. Es hora de que Brasil y el mundo sepan que los negros no son solo rap, funk o samba. ¡El negro es todo lo que quiere ser! Esto no quiere decir que el Día de la Conciencia Negra no sea importante para nosotros, ¡lo es! Sin embargo, cuidado con las alusiones del 20 de noviembre a la idea de una democracia racial.


Estamos cansados ​​de convertirnos en anuncios en empresas que durante todo el año fueron racistas o estuvieron de acuerdo con acciones y discursos racistas. Y muchos de nosotros ni siquiera nos damos cuenta de esta trampa impuesta por el estado brasileño. Me resisto a entender esta fecha en Brasil, un país que mata a jóvenes negros cada 23 minutos, donde los negros representan el 70% del grupo por debajo de la línea de pobreza, un país donde el 71,7% de los jóvenes sin escolarizar son negros mientras que solamente 27, 3% son blancos. Pero comprendo y celebro la fecha por los que vinieron antes que yo. Por los que lucharon antes que yo. Queda mucho por hacer, pero lo poco que hemos logrado tenemos que celebrar.