• Jeff Costa

Tips para los adolescentes que quieren ser independientes

Siempre que un adolescente, estudiante o no, me dice que quiere ser independiente, mi respuesta automática es: céntrate en tu educación financiera. Desafortunadamente, esta habilidad no se enseña en las escuelas, ya sean privadas o públicas. Hay excepciones de los profesores de matemáticas que ven la importancia de esta habilidad, pero esta no es la norma. A menudo, los adolescentes abandonan la escuela secundaria sin tener idea de cómo manejar sus finanzas. Esto tiene graves consecuencias en la forma en que los jóvenes manejarán el dinero en la edad adulta. Es necesario empezar a ver cómo la educación financiera es fundamental para la madurez de los jóvenes, así que si la escuela no enseña, ¡ven y te daré algunos buenos consejos!


Hombre negro cargando mucha plata, dolares, dinero
Dólares, muchos dólares. Pero ve despacio. No es tan simple.

Primero necesito hablar sobre mi experiencia. Tampoco tenía educación financiera en la escuela y eso fue un gran obstáculo para mi maduración e independencia. Salí de casa para estudiar en una universidad pública de otro estado brasileño cuando tenía 19 años, sin un centavo en el bolsillo y sin la menor idea de cómo vivir por mi cuenta. Aunque nací en una familia humilde, criada por dos mujeres, mi abuela una sirvienta y mi madre una maestra de escuela pública, nunca tuvimos serias dificultades, así que aunque ya había trabajado, nunca fui obligado a trabajar para sobrevivir, así que no sabía que arreglárselas solo realmente significaba. En la universidad, sin embargo, encontré a varios jóvenes en la misma situación que yo, así que con la beca de R$ 300,00 (algo como $210.000) que nos brindaba la institución mensualmente, hicimos milagros. Aquí viví las primeras experiencias transformadoras, colectividad y aprender a comprar únicamente lo necesario.


Trabaja para aprender, no por el dinero" Robert Kiyosaki

Pasaron los años y volví a trabajar con dos enfoques principales: aprender habilidades y hacer economía. De regreso a São Paulo en 2012, trabajé en varias escuelas de renombre en el campo de la enseñanza de idiomas y concentré mis esfuerzos en aprender, aprender y aprender. "Trabaja para aprender, no por dinero", enseñó el economista japonés-estadounidense Robert Kiyosaki. Aunque tenía la intención de mudarme a Bogotá ya en 2018, los planes que estaba haciendo con mi actual esposo que es colombiano y estudió su maestría en São Paulo (cuento para otro día), el dinero no era lo más esencial en ese momento. Con el dinero que ganaba, sabía que en 4 años podría hacer los ahorros necesarios para empezar mi vida en otro país. El objetivo aquí era convertirme en un excelente profesor de idiomas para poder destacarme y asegurar mi lugar en el mercado laboral local.


Ahora vayamos a los tips, ¿estás listo?


LEER: Los 5 grandes desafíos de la adolescencia


gif

CONOCE LA DIFERENCIA ENTRE NECESIDADES Y DESEOS


Vivir en un mundo inmediatista no es fácil, más difícil aún cuando somos adolescentes y lo queremos todo y lo queremos ya. La oferta masiva de productos nos hace gastar todo nuestro dinero, a menudo en cosas superfluas y sin valor. Aquí se encuentra la importante distinción entre NEEDS (necesidades) y WANTS (deseos). Un ejercicio fácil: ¿AGUA, NECESIDAD o DESEO?

.

.

.

.


NECESIDAD, obviamente.


¿El nuevo iPhone que prácticamente no ha cambiado nada respecto al anterior o hace exactamente lo mismo que hace tu Samsung o Xiaomi?

.

.

.

.


¡DESEO, duh!


Este ejercicio fue más fácil, hay productos que a veces nos confunden y se mezclan en estas dos categorías. En este caso, el ejercicio puede ser un poco más profundo. Podemos preguntarnos: ¿Quiero? ¿Pero realmente quiero? ¿Y necesito esto?


Cuando hago estas preguntas, suelo parar en la segunda, porque algo que quiero no siempre quiero realmente.


LEER: Más allá del K-pop: una Corea del Sur ancestral y tecnológica


LA REGLA DEL 50/30/20


Ahora que entendemos la diferencia entre NECESIDAD y DESEO, es fundamental saber cómo vamos a dividir este dinero en nuestros gastos. Existe una regla práctica muy popular para las finanzas personales, que he estado usando desde 2018 con mi objetivo de reubicar, que es la REGLA 50/30/20, desarrollada y popularizada por la senadora gringa Elizabeth Warren.


La regla es reservar el 50% de sus ingresos para NECESIDADES, el 30% para DESEOS y el 20% para INVERSIONES.


Sencillo, ¿no es así?


Supongamos que estés ganando un salario mínimo, que en 2022 en Colombia es de $1.000.000 de pesos (una vergüenza por el costo de vida en nuestro país y los lujos de algunos).


Según la regla, $500.000 serían para nuestras necesidades, $300.000 para nuestros deseos y $200.000 para inversiones. Si puede limitarse a $500.000 por mes con sus necesidades, $200.000 puede parecer poco para inversiones, pero es necesario pensar en el mediano y largo plazo. En solo 1 año, esta inversión mensual se convertirá en $2.400.000, sin siquiera considerar las posibilidades de inversiones rentables. Y en mi caso, que me tomaron 5 años para mudarme, esta inversión sería de $12.000.000.


"Nunca lo olvides, querido adolescente. Aunque todo parezca inmediato, nada en esta vida es para ya"


MANTÉN ORGANIZADO


¡Mantener una hoja de cálculo es fundamental! Querido adolescente, es posible que ya hayas oído hablar de Excel, esa herramienta de hoja de cálculo que se usa a menudo en las empresas. Sí, aparentemente todavía existe, aunque ya no soy un gran fanático de los servicios de Microsoft, aparte del sistema operativo que todavía no podía dejar de lado. Bueno, si conoces este software, probablemente sabes que Google tiene un servicio gratuito en la nube casi idéntico llamado Google Sheets. Así es, Google se ha apropiado de los productos de Bill Gates y los ha mejorado. Ahí es donde hago mi hoja de cálculo. La idea es simple: manténgase organizado y controla exactamente lo que entra y sale de tu cuenta. A continuación encontrarás la hoja de trabajo descargable, solo necesitas poner tu correo electrónico para solicitar acceso.


DESCARGAR AQUÍ DE LA HOJA DE TRABAJO



CONOCE TU PROPÓSITO


Sí, ahora tienes una mejor idea de cómo manejar tu dinero. ¿Pero cuál es tu propósito? ¿Tienes un plan? No sirve de nada simplemente saber cómo controlar y ganar tu dinero sin saber a dónde quieres llegar. Cuando finalmente te independices y dejes la casa de tus padres, ¿cómo vas a seguir adelante en este nuevo escenario? ¿Quieres vivir solo, con amigos, en una morada estudiantil, o quizás con tu novix? ¿Con qué quieres trabajar ahora? ¿Ha aprendido cosas en tu trabajo que deseas seguir haciendo o deseas cambiar de campo por completo? ¿Cómo contribuyes al mundo? Quieres trabajar por dinero o aprender, como lo dice Kiyosaki. Y yendo más allá, ¿quieres trabajar para aprender y también hacer tu contribución a un mundo mejor?


Estas son preguntas válidas y esenciales en este proceso de maduración hacia la edad adulta. Y aquí estoy, querido adolescente, por si quieres hablar de eso.


Me encuentras directamente en mi WhatsApp o en mi Instagram.


¡Estamos juntos!