• Jeff Costa

Tropicália: Psicodelismo, Experimentación y Utopía


Artistas do tropicalismo Gal Costa, Rita Lee, Gilberto Gil, Tom Zé, Os Mutantes, Caetano Veloso, Nara Leão, Rogério Duprat
Los Tropicalistas

El tropicalismo fue más que un movimiento artístico, traspuso las barreras existentes entre el arte, la política y la sociedad y se propuso implantar un sentimiento pluricultural en la construcción de una nueva identidad nacional, orgullosa de sus colores, mestizajes, sonidos, sabores. En la época en que la dictadura militar silenciaba cualquier discurso contra los ideales del orden vigente, se necesitó mucha creatividad y valentía para sacar a Brasil y a los brasileños de la constante tristeza.


Con el Golpe Militar, el pueblo brasileño vio interrumpidos sus sueños y luchas y siguió alienado por la ilusión agridulce de un nacionalismo exacerbado y de un progreso maquillado por los grandes medios de comunicación — en este entonces, la TV surgió como una herramienta de control de la población. Es en este ambiente de represión y conformismo que aparece la troupe tropicalista, ataviada con ropajes multicolores y armada de inagotables experimentos musicales y visuales, con composiciones ingeniosamente diseñadas para sortear la censura.


Generalmente, se utiliza como punto de partida para la Tropicália el año 1967, cuando se realizó la exposición homónima de Hélio Oiticica en el Museo de Arte Moderno (MAM) y el Festival de Música Popular Brasileira del mismo año, evento que presentaría y consolidaría las carreras de músicos, que todavía son muy queridos y estudiados por los jóvenes progresistas brasileños. Artistas como Caetano Veloso, Tom Zé, Chico Buarque, Wilson Simonal, Gilberto Gil, Os Mutantes, Gal Costa, Jards Macalé y Rogério Duprat formaron parte de la vanguardia de músicos que tenían el objetivo común de transformar el futuro de Brasil.


El momento era singular y se fomentaba ampliamente la individualidad. Nada se podía mezclar, la unión de dos cosas diferentes era un temor para los líderes del país, quienes pensaban que las colectividades y las fusiones podían desestabilizar el orden. ¿Qué líder quiere un pueblo unido y mezclado? Se puede decir que en el Brasil posterior al 64 la regla era: cada uno en su rincón.


Sin embargo, la ola tropicalista no tardó en implantarse en todos los medios, y en mezclarlo todo. Si había algo que los articuladores de la dictadura no esperaban, era que el poder de las casas discográficas en los años 60 y 70 pudiera ayudar en la difusión de la peligrosa y subversiva Tropicália. El mercado fonográfico, en ese momento, estaba en pleno apogeo, con récords de ventas nunca antes vistos en el país. Bossa Nova y Joven Guarda abrieron espacio para que los Tropicalistas mostraran su nueva forma de ver Brasil. Los toques suaves de la guitarra en el borde de la playa de Ipanema y los Iê-Iê-Iês en las concurridas calles de la creciente São Paulo ya no eran suficientes, los nuevos bahianos llegaron y querían más.


LEE: LOS 5 GRANDES RETOS DE LA ADOLESCENCIA


1968 fue un año sin precedentes. Los estudiantes salieron a las calles de París, 100.000 personas salieron a las calles de Río de Janeiro y los tropicalistas lanzaron el disco "Tropicália ou Panis et Circenses", que reunió a la vanguardia artística brasileña y marcó el parteaguas del Brasil pre y post Tropicália. Fue el ambiente perfecto para la revolución, tanto que muchos aún creen que el 68 fue el año que no terminó. También fue el año de la introducción del AI-5, un auto que limitó aún más la libertad de expresión de los brasileños, especialmente de los músicos y otros artistas.


Fue también en el año 1968, en el Festival de Música Popular Brasileira, el memorable discurso de Caetano, quien confrontó e interrogó a los espectadores —estudiantes de izquierda de clase media— que lo abucheaban mientras distorsionaba su guitarra en la canción "É Proibido Proibir", también fue el símbolo de la separación de Tropicália de la izquierda activista:

“Pero, ¿es esto lo que dicen los jóvenes que quieren tomar el poder? ¿Tienes el coraje de

aplaudir, este año, una canción, una especie de canción que no te atreverías a aplaudir

¡el año pasado! Son los mismos jóvenes que siempre, siempre, matarán al viejo mañana.

enemigo que murió ayer! No están entendiendo nada, nada, nada en absoluto.

nada. Hoy no hay Fernando Pessoa. Vine aquí hoy para decir que quien tuvo el coraje de

asumir la estructura del festival, no con el miedo que pedía el señor Chico de Assis, sino con

el coraje, quien tuvo el coraje de asumir esta estructura y hacerla estallar fue Gilberto

Gil y fui yo. ¡No era nadie, era Gilberto Gil y era yo! ¡Están por fuera! No das

comprender. Pero, ¿qué clase de juventud es esta? ¿Qué juventud es esta? Nunca contendrás a nadie.

¿Son los mismos, saben quién? ¿Son iguales, ya saben quién? ¿Hay sonido en el micrófono? Ustedes son iguales, ¿saben quién? ¡A los que fueron a Roda Viva y golpearon a los actores! Ustedes no difieres en nada de ellos, no difieres en absoluto. Y por cierto, ¡viva Cacilda Becker!

¡Viva Cacilda Becker! Me había comprometido a dar esta alegría aquí, no hay nada que

ver ustedes. El problema es este: están tratando de controlar la música brasileña. En

Maranhão se presentó, este año, una canción arreglada por Charleston. ¿Saben lo que pasó?

Era la Gabriela del año pasado, a la que no tuvo el coraje de presentar el año pasado por

ser americano. Pero Gil y yo ya hemos allanado el camino. ¿Qué quieren? Yo vine aquí

¡para terminarlo! Quiero decirle al jurado: descalifíquenme. No tengo nada que hacer

con eso. Nada que ver con eso. Gilberto Gil. Gilberto Gil está conmigo, para terminar

con el festival y con toda la imbecilidad que reina en Brasil. Termínalo todo de una vez

turno. Solo entramos al festival por eso. ¿No es Gil? No pretendemos. No pretendemos aquí que no sabemos lo que es un festival, no. Nunca nadie me escuchó hablar así. ¿Comprendido? I

Solo quería decirles bebés. ¿Ustedes saben cómo es? Nosotros, él y yo, tuvimos el coraje de entrar en todos las estructuras y salir de todas ellas. ¿Y ustedes? Si son... si son, en política, como son en estética, ¡hemos terminado! ¡Descalifícame junto con Gil! Junto con él, ¿entiendes? Y en cuanto a ustedes... El jurado es muy agradable, pero es incompetente. ¡Dios está suelto! Fuera de tono, sin melodía ¿Cómo está el jurado? ¿No lo entendiste bien? ¿Calificaron la melodía de Gilberto Gil? Permaneció por fuera. Gil te voló los sesos, ¿eh? Así quiero verlo. ¡Él llega!"


Mira el discurso aquí


Artistas arrestados por posesión de drogas, ideas y canciones, ciudadanos golpeados en oscuros y lúgubres sótanos militares, en las calles o en sus propias salas de estar, ese fue el contexto en el que se estableció la Tropicália. En medio del caos asegurado por la represión policial y la vigilancia televisiva, emerge una plantilla multicolor, armada de infinitos sueños. El tropicalismo sigue siendo un sentimiento hoy en día. Él es más que arte. Más que política. Más que ideología. Es un sentimiento, un sentimiento que se puede traducir en una única palabra que solo existe por aquí. El tropicalismo es una eterna saudade de lo que podíamos haber sido, y como es un sentimiento, nunca se puede matar. Como decían los tropicalistas: "Hay que estar atento y fuerte, no tenemos tiempo para temer a la muerte."



Echa un vistazo a algunos de los álbumes más importantes de la Tropicália abajo: