• Jeff Costa

Una historia comparada de la cumbia y la samba

Basándome en mis viajes —algo antropológicos y etnográficos— por América Latina, debo decir que ningún país del continente, que he visitado hasta ahora, se parece tanto a Colombia como Brasil, y viceversa. Ya sea por su gente amable y cariñosa, su comida, ambas a base de arroz, frijoles, carne, ensalada y fruta (con algunos detalles, si en Brasil la yuca es el sustituto más común del arroz, en Colombia este papel es para el maíz), sus paisajes con ciudades en medio de la naturaleza (Río de Janeiro y Armenia), metrópolis gigantes (São Paulo y Bogotá), ciudades innovadoras y organizadas (Curitiba y Medelim), estados amados por todos los habitantes del país (Minas Gerais y Santander), ciudades con la mayoría de la población afrodescendiente (Salvador y Quibdó), parques nacionales espléndidos y bien conservados (Chapada dos Veadeiros y Parque Tayrona). De todos modos, hay muchas similitudes entre los vecinos, pero hoy pretendo centrarme en la música, más concretamente en la samba y la cumbia, símbolos nacionales de cada uno de estos países.


Ambos ritmos tienen sus orígenes relacionados con los pueblos afrodescendientes, aunque el origen de la cumbia es debatido y en ocasiones atribuido a pueblos originarios de territorio colombiano y panameño (Panamá era parte integrante de Colombia hasta la construcción del canal), pero yo como pseudoantropólogo, me gusta imaginar que las cosas más bellas provienen del aporte de varios grupos étnicos, por eso prefiero creer que la cumbia es una creación tanto de afrocolombianos como de indígenas, que vivieron en la misma región del Caribe en el tiempo de su desarrollo.


Mulheres e crianças dançando cúmbia na rua
Grupo tradicional de cúmbia

En el Caribe colombiano, aún durante la colonia, la cumbia apareció entre afrocolombianos, indígenas (tambores, armónica, maracas, gouache y la danza) y también hispanos (con la poética de la lengua española). Esta mezcla es la que configura el alma tricolor colombiana, y por eso la cumbia es el género musical que define la cultura de ese país a través de la música y la danza. La etimología de la palabra cumbia proviene del bantú y significa baile.


Para aquellos que ya han estudiado el origen de la samba, se nota una gran similitud entre los dos ritmos y orígenes, ¿no es así? Entonces, veamos un poco sobre la historia del ritmo brasileño.


Homem toca o pandeiro em uma roda de samba
Sambista em uma roda de samba

Aunque la primera samba se grabó en 1916, compuesta por Donga, 'Pelo Telephone' no puede considerarse el origen de este ritmo. Los historiadores afirman que los encuentros de personas esclavizadas dieron forma a lo que ahora consideramos samba. Las rodas, muy comunes entre los pueblos africanos, son un espacio de horizontalidad donde todos se ven y pueden ver a los demás, y en este espacio de amistad y comunión, los esclavizados bailaron especialmente la umbigada y también tocaron la capoeira, otro símbolo de la cultura brasileña. Cualquiera que tenga la oportunidad de venir a Brasil debe ir a un círculo de coco o a un jongo, manifestaciones africanas que recuerdan mucho a un círculo de samba. Como la cumbia, la samba ganó su identidad con la poesía de la lengua portuguesa y una cierta melancolía del alma portugués.



La música compuesta por Baden Powell, Vinícius de Moraes y Marcelo Peixoto traduce bien este encuentro de los dos pueblos:


Porque o samba nasceu lá na Bahia

E se hoje ele é branco na poesia

Se hoje ele é branco na poesia

Ele é negro demais no coração


Samba da Benção


VER: UMA COISA DE CADA VEZ, O MANTRA DOS PAIS DE ADOLESCENTES



LA GEOGRAFÍA DE LA CUMBIA


Al igual que en Brasil, los afrodescendientes llegaron por la fuerza a tierras americanas y desembarcaron en los principales puertos del continente. En el caso del territorio colombiano, los pueblos esclavizados arribaron principalmente al puerto de Cartagena de Indias, ciudad con gran expresión negra hasta ahora. Por lo tanto, los afrocolombianos están más concentrados en ciudades de las costas atlántica, caribeña y pacífica, y en ciudades cercanas como Medellín y Cali. Quienes pasean por Cartagena encuentran una fuerte correspondencia con las ciudades de Salvador y Olinda, debido a las coloridas casas coloniales, manifestaciones artísticas afrolatinas frecuentes en toda la ciudad y también por las propias mujeres vestidas con trajes florales o multicolores y con un cuenco con fruta en la cabeza (la venta de comida tropical también era en Colombia una actividad aliada a la emancipación y el sustento de las mujeres negras).

Si en Colombia son ellas las 'mujeres palenqueras', en Brasil ellas son simplemente conocidas como 'las baianas'.


Duas mulheres palenqueras andando nas ruas de Cartagena com frutas na cabeça
Mujeres palenqueras en Cartagena


LA GEOGRAFÍA DE LA SAMBA


Río de Janeiro fue la capital de Brasil durante un largo período (1763-1960), siendo incluso capital del Reino de Portugal durante 7 años. Uno puede imaginar entonces que Río de Janeiro representó un lugar de gran movimiento político y gran riqueza (obviamente concentrado solo en manos de los europeos y sus descendientes, ya que los africanos no tenían garantía de participación plena en la sociedad brasileña después de la abolición de la esclavitud). Fue en medio de esta confusión que tomó forma la samba. Como vimos en la sección Samba da Benção, la samba realmente surgió en Bahía, pero fue en Río de Janeiro, la capital cultural de Brasil durante el siglo XX, donde el ritmo reveló nombres inolvidables como Pixinguinha, Elizeth Cardoso, Beth Carvalho, Zeca Pagodinho, Neguinho da Beija-Flor, Arlindo Cruz, Alcione, Clara Nunes, Jorge Aragão, Jovelina Pérola Negra, Clementina de Jesus. Aunque no todos eran de Río, lograron un gran éxito lanzando su carrera en esta ciudad. Como Cartagena, Río también es una ciudad con una población negra expresiva, un verdadero crisol que, al mismo tiempo, muestra toda la creatividad, resiliencia y belleza de los negros, expone la violencia a la que está sometida esta porción de la población brasileña a mano del estado.


Menino de calçao shorts esperando a onda em uma praia do Rio de Janeiro com o morro atrás
Chavo carioca aprovechando la playa

LEER: RECORRIDO POR SANTO ANDRÉ, LA PRIMERA LETRA DE GRAN ABC


SAMBA Y CÚMBIA HOY


Como se mencionó anteriormente, tanto la samba como la cumbia son de origen afrolatino y obtuvieron su poesía a través de los idiomas latinos. Otros cambios se sucedieron con el tiempo, hasta que los ritmos cayeron al gusto de toda la población y también comenzaron a ser apreciados en otros países. Muchos ritmos desarrollados por afrodescendientes en el continente americano sufrieron (algunos aún sufren) muchos prejuicios por parte de la población blanca. Por tanto, estos ritmos se vieron obligados a someterse a una nueva vestimenta para ser aceptados en la sociedad. En el caso de la cumbia, solo llegó a ser apreciada por las élites de las ciudades más importantes, especialmente Bogotá, cuando Lucho Bermúdez orquestó el género con toques de jazz y big band, comenzando así a tocarse en los grandes bailes de estos centros políticos. Totó la Momposina sigue siendo la gran intérprete de la cumbia colombiana, manteniéndose fiel a las raíces ancestrales del género. Sin embargo, fue Carlos Vives quien rescató estas raíces ancestrales y popularizó la cumbia a nivel nacional, haciendo que el ritmo fuera aún más extendido en otros países del continente latinoamericano, como Perú, México, Chile y Argentina. Hoy, músicos de la nueva generación de la cumbia como Li Saumet, Lila Downs, Gepe y Miss Bolivia agregan elementos electrónicos al ritmo haciéndolos atractivos para los jóvenes.


La samba, a su vez, siempre ha tenido su melodía relacionada con la imagen del malandro

(pícaro), como alguien que es holgazán y comete pequeños delitos. Lo cierto es que la figura del malandro representa a quien tiene el 'jeitinho brasileiro' de sobrevivir en medio de las adversidades y dificultades que sufre la población, especialmente los negros. De esta manera, el tramposo representa entonces al astuto y al que le gusta disfrutar de los placeres de la vida. Los primeros bailarines de samba consagrados a nivel nacional en la época dorada de la radiodifusión fueron Noel Rosa, Cartola y Nelson Cavaquinho, siendo Noel Rosa procedente de la clase media carioca. El vestido de samba se volvió formal (algo parecido a lo que sucedía con el jazz y el tango, otros dos ritmos de origen afroamericanos) para ser bien considerado por la alta sociedad. Fue Carmen Miranda, una portuguesa muy brasileña, quien estrenó samba por primera vez a nivel internacional, en películas de Hollywood. Con un atuendo icónico hasta el día de hoy, hermosos vestidos y mucha fruta en la cabeza, exaltando la tierra fértil de nuestras tierras, Carmen fue fundamental en la aceptación visual de la samba también. A lo largo de los años, surgieron otras voces esenciales para la historia de la samba. Ellos son: Clementina de Jesus, Dona Ivone Lara, Jovelina Pérola Negra, Elizeth Cardoso, Elza Soares, Maria Bethânia, Clara Nunes, Gal Costa, Lecy Brandão, Beth Carvalho y Alcione. Y también los intérpretes y compositores masculinos, Arlindo Cruz, Zeca Pagodinho, João Nogueira, Jorge Aragão, Paulinho da Viola. En la actualidad, la samba también ha sufrido cambios como su prima colombiana, con influencias de la música negra americana e incluso del pop, pero siempre manteniendo las raíces ancestrales del género y abordando temas desde la realidad de las periferias, los negros, y también hablando de amor y amistad. Los intérpretes más conocidos del género en la actualidad son Diogo Nogueira, Roberta Sá, Maria Rita, Aline Calixto, Teresa Cristina, Mumuzinho, Ferrugem, Renato da Rocinha, Mariene de Castro, Mart'nália y Dudu Nobre.


QUÉ ESPERAR DEL FUTURO DE LOS GÉNEROS


Los cambios por los que han pasado la cumbia y la samba a lo largo del tiempo no representan más que el movimiento de la sociedad. A medida que avanza la tecnología, para mantener los géneros relevantes para las nuevas generaciones, es importante que sean interesantes para sus realidades. Una generación esencialmente tecnológica, tiene acceso a diferentes estilos musicales de todo el mundo, además de muchos estímulos audiovisuales en cada momento. Por lo tanto, los géneros ancestrales que se adaptan a esta realidad tienen más probabilidades de ser apreciados por los jóvenes en el siglo XXI. Al mismo tiempo, cultivar las raíces ancestrales de los géneros es fundamental, ya que además de ser la historia de nuestro pueblo a través de la música, sigue siendo de enorme relevancia para el día de hoy y los desafíos que enfrentan nuestros países y nuestro pueblo, y solo lo haremos triunfar sobre ellos cuando nos conozcamos mejor. Y la cumbia y la samba son lecciones de historia contadas en profundidad y por el tambor y el cuerpo.


#samba #cumbia #colombia #brasil #afrodescendientes #afrobrasileiros #afrocolombianos