• Jeff Costa

Una historia comparada de la cumbia y la samba

Basándome en mis viajes —algo antropológicos y etnográficos— por América Latina, debo decir que ningún país del continente, que he visitado hasta ahora, se parece tanto a Colombia como Brasil, y viceversa. Ya sea por su gente amable y cariñosa, su comida, ambas a base de arroz, frijoles, carne, ensalada y fruta (con algunos detalles, si en Brasil la yuca es el sustituto más común del arroz, en Colombia este papel es para el maíz), sus paisajes con ciudades en medio de la naturaleza (Río de Janeiro y Armenia), metrópolis gigantes (São Paulo y Bogotá), ciudades innovadoras y organizadas (Curitiba y Medelim), estados amados por todos los habitantes del país (Minas Gerais y Santander), ciudades con la mayoría de la población afrodescendiente (Salvador y Quibdó), parques nacionales espléndidos y bien conservados (Chapada dos Veadeiros y Parque Tayrona). De todos modos, hay muchas similitudes entre los vecinos, pero hoy pretendo centrarme en la música, más concretamente en la samba y la cumbia, símbolos nacionales de cada uno de estos países.


Ambos ritmos tienen sus orígenes relacionados con los pueblos afrodescendientes, aunque el origen de la cumbia es debatido y en ocasiones atribuido a pueblos originarios de territorio colombiano y panameño (Panamá era parte integrante de Colombia hasta la construcción del canal), pero yo como pseudoantropólogo, me gusta imaginar que las cosas más bellas provienen del aporte de varios grupos étnicos, por eso prefiero creer que la cumbia es una creación tanto de afrocolombianos como de indígenas, que vivieron en la misma región del Caribe en el tiempo de su desarrollo.


Mulheres e crianças dançando cúmbia na rua
Grupo tradicional de cúmbia

En el Caribe colombiano, aún durante la colonia, la cumbia apareció entre afrocolombianos, indígenas (tambores, armónica, maracas, gouache y la danza) y también hispanos (con la poética de la lengua española). Esta mezcla es la que configura el alma tricolor colombiana, y por eso la cumbia es el género musical que define la cultura de ese país a través de la música y la danza. La etimología de la palabra cumbia proviene del bantú y significa baile.


Para aquellos que ya han estudiado el origen de la samba, se nota una gran similitud entre los dos ritmos y orígenes, ¿no es así? Entonces, veamos un poco sobre la historia del ritmo brasileño.


Homem toca o pandeiro em uma roda de samba
Sambista em uma roda de samba

Aunque la primera samba se grabó en 1916, compuesta por Donga, 'Pelo Telephone' no puede considerarse el origen de este ritmo. Los historiadores afirman que los encuentros de personas esclavizadas dieron forma a lo que ahora consideramos samba. Las rodas, muy comunes entre los pueblos africanos, son un espacio de horizontalidad donde todos se ven y pueden ver a los demás, y en este espacio de amistad y comunión, los esclavizados bailaron especialmente la umbigada y también tocaron la capoeira, otro símbolo de la cultura brasileña. Cualquiera que tenga la oportunidad de venir a Brasil debe ir a un círculo de coco o a un jongo, manifestaciones africanas que recuerdan mucho a un círculo de samba. Como la cumbia, la samba ganó su identidad con la poesía de la lengua portuguesa y una cierta melancolía del alma portugués.



La música compuesta por Baden Powell, Vinícius de Moraes y Marcelo Peixoto traduce bien este encuentro de los dos pueblos:


Porque o samba nasceu lá na Bahia

E se hoje ele é branco na poesia

Se hoje ele é branco na poesia

Ele é negro demais no coração


Samba da Benção


VER: UMA COISA DE CADA VEZ, O MANTRA DOS PAIS DE ADOLESCENTES